¿Cómo el cannabis puede mejorar la calidad de vida de los pacientes con Trastornos Neurológicos?

Por Rienzi Figueroa V.

En el marco del segundo taller en Cannabis Medicinal, organizado por La Fundación Ciencias para la Cannabis, se realizó el pasado miércoles 15 de junio la cuarta charla informativa, gratuita y abierta a la comunidad, titulada como ‘Trastornos Neurológicos’, dictada por el Doctor en Ciencias Biológicas y director científico de la Fundación, Fernando Sepúlveda (33). La actividad se llevó a cabo en las dependencias del sindicato de Trabajadores de ENAP Petrox, al cual acudieron más de 100 asistentes, entre jóvenes y adultos mayores.

A juicio de sus organizadores, la charla tuvo por finalidad exponer, conversar y discutir acerca de los posibles usos terapéuticos que posee la planta de cannabis en distintos trastornos neurológicos, centrándose en los siguientes: la epilepsia, el autismo, la ansiedad y el estrés, la fibromialgia, y el Alzheimer.

Trastornos neurológicos

El Doctor Sepúlveda comenzó la charla explicando qué es y la importancia que posee el Sistema Endocannabinoide (eCB) en nuestro organismo. “Es un sistema de comunicación celular, el cual es fundamental para la realización de la homeostasis (equilibrio) del cuerpo”. A juicio de Sepúlveda, el sistema eCB posee muchos receptores, entre los cuales destacan el CB1 y CB2 los que reaccionan con el cannabis, afectando (inhibiendo o estimulando) la comunicación neuronal.

Al exponer sobre el tema de la Epilepsia, Sepúlveda argumentó que una persona con epilepsia, tienen menos receptores CB1, por lo que se podría inferir que la ausencia de CB1 sería la causa del desorden neuronal de los epilépticos. Además, agregó que, “se puede desprender de ésta terapia, que utilizar cannabis puede disminuir los ataques neuronales”.

Además, el expositor explicó que el tratamiento con cannabis le funciona a gran parte de los pacientes que se someten a éste. Sin embargo, existe un pequeño porcentaje al cual el tratamiento le aumenta las convulsiones. A juicio del expositor esto se debe a que no usan la cantidad correcta. “Al consumir cannabis en pequeñas cantidades, las primeras neuronas que se inhiben, son las neuronas inhibitorias, lo que da por resultado un efecto ‘excitatorio’, contrario al ‘inhibitorio’ que es lo que se busca”.

En lo referente al tema del Autismo, Sepúlveda aseveró que no existe ensayo clínico que haya investigado el cómo se disminuye el autismo con el cannabis, sin embargo, de alguna forma el cannabis es una herramienta que serviría para aumentar la conexión de ésta personas con su entorno. Esto, debido a que el cannabis modula el sistema eCB, el que inhibe a las neuronas, lo que influiría en el pensamiento, y por ende en la conducta de las personas autismo.

En alusión a la Ansiedad y al estrés, el doctor manifestó que el hipocampo y corteza cerebral, son las zonas sensibles al estrés, “y estas pueden ser moduladas con bajas concentraciones de cannabis”, indicó. Además, declaró que la ansiedad es necesaria, si ésta dura un tiempo determinado. En tanto, si la ansiedad es prolongada en el tiempo, la persona sufre daños neuronales severos, los que traen consigo alteraciones en la conducta.

En lo que concierne a la Fibromialgia, Fernando dijo que ésta se caracteriza por presentar una sensibilización central que se traduce en Dolor constante. “La idea es que, por medio del cannabis los pacientes con fibromialgia puedan procesar el dolor de manera diferente, disminuyéndolo.”.

La última patología neurológica que repasó el académico de la UdeC , fue el Alzheimer. Frente a esto, dilucidó que es una enfermedad que comienza a temprana edad. Se inicia producto de una acumulación de la proteína Aβ en el cerebro, produciendo inflamaciones, alteraciones neuronales, hasta llegar a matar a las neuronas, lo que trae como consecuencia serios problemas motores, y hasta demencia senil.

Por último, añadió concejos para evitar el Alzheimer. “Para eso hay que evitar estar estresado emocionalmente, dejar el azúcar, hacer deporte (…) llevar una buena dieta. Además, se puede especular que el consumir pequeñas dosis de cannabis y de alcohol, ayudaría a controlar un posible Alzheimer”, sentenció.

Recomendaciones generales

Además, Sepúlveda aclaró ciertas diferencias que hay en el consumo de cannabis para fines medicinales. “En primera instancia, hay la diferencia entre el tipo de cannabis, ya que básicamente se dividen en dos: sativa e índica, de las cuales se subdividen una gran cantidad de razas.
También, la forma en la que se consume, vía oral (a través de alimentos, cómo leche o galletas), vía inhalada (fumada o vaporizada), o vía tópica (por medio de cremas o aceites)
”.

Así también, comentó las diferencias en las cantidades que se va a consumir para las distintas patologías. “En el caso de los dolores e inflamaciones se necesita de pocas cantidades, para la epilepsia y cáncer en estados iniciales, se requiere de dosis medias, y cuando se trata de cáncer terminal y epilepsias refractarias, se debe administrar grandes dosis”,

Para finalizar Sepúlveda mencionó que la forma más segura de iniciar un tratamiento con cannabis, es individualizando la terapia. De esta forma se tiene que ir probando con distintas razas, variando las cantidades, para así lograr los efectos deseados.

Referencias

  • Di Marzo V., Stella N., Zimmer A. (2015). Endocannabinoid signalling and the deteriorating brain. Nat. Rev. Neurosci. 16, 30–42. 10.1038/nrn3876
  •  Small, E. 2015. Evolution and classification of Cannabis sativa (marijuana, hemp) in relation to human utilization. Botanical Reviews 81(3): 189-294.
  •  Pertwee, R.G. ed., 2014. Handbook of cannabis. Oxford University Press, USA.
  •  Ludányi, A., Erőss, L., Czirják, S., Vajda, J., Halász, P., Watanabe, M., Palkovits, M., Maglóczky, Z., Freund, T.F. and Katona, I., 2008. Downregulation of the CB1 cannabinoid receptor and related molecular elements of the endocannabinoid system in epileptic human hippocampus. The Journal of neuroscience, 28(12), pp.2976-2990.
  •  Porter, B.E. and Jacobson, C., 2013. Report of a parent survey of cannabidiol-enriched cannabis use in pediatric treatment-resistant epilepsy. Epilepsy & Behavior, 29(3), pp.574-577.
  •  Hussain, S.A., Zhou, R., Jacobson, C., Weng, J., Cheng, E., Lay, J., Hung, P., Lerner, J.T. and Sankar, R., 2015. Perceived efficacy of cannabidiol-enriched cannabis extracts for treatment of pediatric epilepsy: a potential role for infantile spasms and Lennox–Gastaut syndrome. Epilepsy & Behavior, 47, pp.138-141.
  •  Press, C.A., Knupp, K.G. and Chapman, K.E., 2015. Parental reporting of response to oral cannabis extracts for treatment of refractory epilepsy. Epilepsy & Behavior, 45, pp.49-52.
  •  Kerr, D.M., Downey, L., Conboy, M., Finn, D.P. and Roche, M., 2013. Alterations in the endocannabinoid system in the rat valproic acid model of autism. Behavioural brain research, 249, pp.124-132.
  •  Russo, E.B., 2008. Clinical Endocannabinoid Deficiency (CECD). Neuroendocrinology Letters, 29(2).
  •  Hardy, J. and Selkoe, D.J., 2002. The amyloid hypothesis of Alzheimer’s disease: progress and problems on the road to therapeutics. Science, 297(5580), pp.353-356.

Cannabis, embarazo, lactancia y apego: Conceptos relevantes en el caso de Sindy Ortiz y su hija recién nacida

A pesar que la cannabis es la droga ilícita de mayor uso en el mundo, no existe un consenso respecto de los posibles efectos adversos que se producen en un bebé gestado por una madre que la consume (Jaques et al., 2014). Los estudios en este tema son escasos y presentan serios problemas metodológicos, partiendo porque en la mayoría de ellos se ignoran variables biopsicosociales fundamentales para describir el fenómeno de forma acabada. Mientras algunos reportes médicos sugieren que niños expuestos a cannabis durante la gestación presentan deficiencias en el nacimiento y posterior desarrollo de habilidades cognitivas y psicosociales (Goldschmidt et al., 2008), otros reportes no logran registrar y comprobar dichos efectos nocivos (Ferraro et al., 2009). Básicamente, el fenómeno no es reproducible, no es robusto.

Cabe destacar que los efectos deletéreos mencionados se reportan sólo en casos de consumo crónico de altas dosis de cannabis por parte de la madre gestante, ignorando que en dicho grupo de riesgo también encontramos una alta incidencia en el uso de otras sustancia (policonsumo), junto a condiciones de mal nutrición, pobreza y stress (Jaques et al., 2014). No se ha logrado demostrar efectos negativos en hijos de madres usuarias ocasionales de la sustancia (Ferraro et al., 2009; Reece-Stremtan et al., 2015). Incluso aceptando el sesgo de estos estudios, los intentos por relacionar el consumo de cannabis durante la gestación con un mayor riesgo de aborto espontáneo, cambios cromosómicos, malformaciones físicas o muerte perinatal han sido infructuosos (El Marroun et al., 2010; Goldschmidt et al., 2012). No se ha descrito la necesidad de tratamiento farmacológico para la intoxicación o síndrome de abstinencia por cannabis en recién nacidos, de hecho, sólo se le considera una intoxicación leve (Day et al., 1991; Ferraro et al., 2009). Sí se ha logrado encontrar una relación epidemiológicamente consistente en la reducción de peso y el tamaño del bebé al nacer, de madres con consumo excesivo de cannabis durante el embarazo (Fergusson et al., 2002), lo que en este caso es irrelevante dado que el recién nacido en cuestión presenta un talla y peso dentro de los rangos de referencia considerados normales.

El sistema endocannabinoide, descrito durante los años ’90, es parte fundamental de la mantención de las funciones biológicas normales de todo individuo mamífero, y participa de manera importante en etapas tempranas del desarrollo embrionario (Jaques et al., 2014). Aplicando el principio de precaución en medidas de salud pública, se recomienda a las madres la suspensión del consumo de cannabis durante el período de embarazo y lactancia. En el caso de usuarias crónicas, se aplican estrategias de reducción de daño para llevar el patrón de consumo hacia uno de tipo ocasional, y así reducir la probabilidad de que el infante presente los efectos adversos reportados previamente por consumo abusivo de cannabis durante la gestación (JosephineDjulus et al., 2005).

La Ley 20379 promulgada el año 2009 crea el Sistema de Protección Integral a la Infancia, dentro del que se define el programa “Chile Crece Contigo”. Este sistema nace con el fin de apoyar a las personas desde el inicio de sus vidas, y así colaborar a que cada chileno y chilena logre desarrollar al máximo las capacidades y potencialidades con las que nace. En el Manual de Lactancia Materna, Contenidos Técnicos para profesionales de la Salud (Minsal, 2010) se describen los criterios para la suspensión de lactancia en consumo de sustancias. Se recomienda suspender el consumo de Cannabis o “marihuana” por 24 horas para un usuario ocasional, situación del caso en cuestión. En el mismo manual, se indica que para usuarias crónicas (se entiende como usuario intenso a un consumo mayor a un cigarrillo de cannabis por día) se suspende la lactancia por 14 a 30 días. Este tipo de medidas no se sustentan sobre la base de la evidencia científica, dado que la concentración de fitocannabinoides que se pudiese encontrar en leche materna luego que la madre consume un cigarrillo es muy bajo, del orden de los nanogramos por mL (Schuel, 2002) considerado incluso como trazas de sustancia. Lo anterior pone en evidente cuestión la viabilidad de los efectos psicoactivos de la cannabis sobre el recién nacido (HananAbramovici, 2013).

El establecimiento del lazo emocional del apego madre-hijo también es un fenómeno común para todos los mamíferos (Dageville et al., 2011). La relación piel-con-piel entre ambos al momento del nacimiento autorregula su fisiología y salud mental. Por ejemplo, en el recién nacido estimula la maduración del sistema de termorregulación, respiratorio, la frecuencia e intensidad del llanto y su comportamiento. A su vez, la madre comprende y responde mejor a las necesidades del niño y disminuye su probabilidad de desarrollar una depresión posparto (Winberg, 2005).

Existe suficiente evidencia que muestra que un niño que ha sido separado de su madre al nacer sufre efectos perjudiciales en su desarrollo cognitivo, menguando su capacidad de respuesta al estrés, de aprendizaje y habilidad social a lo largo de su vida (Maccari et al., 2014). El apego es el resultado de 4 mecanismos: programación de comportamiento, perfil de neuromoduladores, la activación de señales sensoriales y el amamantamiento (Dageville et al., 2011), todos ellos dependientes de la interacción piel-con-piel entre madre e hijo. La poco criteriosa conducta de la dupla Psicosocial evaluadoras del equipo “Chile crece contigo” a cargo del caso, coarta la posibilidad de que la hija recién nacida de Sindy Ortiz y Cristopher Montorfano desarrolle dicho apego con normalidad, condenándola a cargar con consecuencias negativas inducidas por agentes del Estado de Chile, como lo es retraso en el desarrollo de sus capacidades cognitivas y psicosociales, quizás incluso por el resto de su vida (Bergman, 2014). Dicho sea de paso, la medida tomada por esta dupla psicosocial se contrapone con el objetivo fundamental del programa Chile crece contigo, que busca promover la lactancia materna e incentivar la generación de apego madre-hijo.

Como antecedente adicional, hemos consultado por este caso al Dr. Carlos González, médico español referente internacional en temas de lactancia materna, y presidente de la Asociación catalana de lactancia materna, quien nos ha entregado su opinión de este caso:

“La conclusión de la Academy of Breastfeeding Medicine, es que ‘Las madres que amamantan deben recibir orientación para reducir o eliminar su consumo de marihuana a fin de evitar exponer a sus bebés a esta sustancia’, lo que está muy lejos de la sobreactuación que han tenido en ese hospital. El consumo de alcohol puede afectar mucho más al bebé que el de marihuana, pero seguro que no habrían tratado así a una madre que reconociera tomar alcohol de vez en cuando (e incluso a una madre que reconociera tomar tres cervezas diarias, cantidad muy superior al “máximo permitido” durante la lactancia, no le habrían quitado al niño, sino que le habrían recomendado beber menos… o no le habrían dicho nada, si el médico es de los que beben cuatro cervezas). Y claramente la lactancia artificial tiene efectos perniciosos sobre la salud del bebé, muy superiores y mucho mejor probados que los débiles efectos que, según algunos estudios, puede tener la marihuana:”

Como última reflexión no queremos dejar de mencionar que el resultado positivo de un test de drogas NO es sinónimo de dependencia a dicha sustancia, ni menos debería justificar la separación de una madre de su hijo recién nacido.

REFERENCIAS

  • Bergman, N.J. (2014). The neuroscience of birth – and the case for Zero Separation. Curationis37.

  • Dageville, C., Casagrande, F., De Smet, S., and Boutté, P. (2011). Ilfautprotéger la rencontre de la mère et de son nouveau-néautour de la naissance. Arch. Pédiatrie.

  • Day, N., Sambamoorthi, U., Taylor, P., Richardson, G., Robles, N., Jhon, Y., Scher, M., Stoffer, D., Cornelius, M., and Jasperse, D. (1991). Prenatal marijuana use and neonatal outcome. Neurotoxicol. Teratol. 13, 329–334.

  • El Marroun, H., Tiemeier, H., Steegers, E.A.P., Roos-Hesselink, J.W., Jaddoe, V.W.V., Hofman, A., Verhulst, F.C., van den Brink, W., and Huizink, A.C. (2010). A prospective study on intrauterine cannabis exposure and fetal blood flow. Early Hum. Dev. 86, 231–236.

  • Fergusson, D.M., Horwood, L.J., and Northstone, K. (2002). Maternal use of cannabis and pregnancy outcome. BJOG Int. J. Obstet. Gynaecol. 109, 21–27.

  • Ferraro, L., Tomasini, M.C., Beggiato, S., Gaetani, S., Cassano, T., Cuomo, V., Amoroso, S., Tanganelli, S., and Antonelli, T. (2009). Short- and long-term consequences of prenatal exposure to the cannabinoid agonist WIN55,212-2 on rat glutamate transmission and cognitive functions. J. Neural Transm. 116, 1017–1027.

  • Goldschmidt, L., Richardson, G.A., Willford, J., and Day, N.L. (2008). Prenatal marijuana exposure and intelligence test performance at age 6. J. Am. Acad. Child Adolesc. Psychiatry 47, 254–263.

  • Goldschmidt, L., Richardson, G.A., Willford, J.A., Severtson, S.G., and Day, N.L. (2012). School achievement in 14-year-old youths prenatally exposed to marijuana. Neurotoxicol. Teratol., 161–167.

  • HananAbramovici (2013). Information for Health Care Professionals. Cannabis (marihuana, marijuana) and the cannabinoids.

  • Jaques, S.C., Kingsbury, A., Henshcke, P., Chomchai, C., Clews, S., Falconer, J., Abdel-Latif, M.E., Feller, J.M., and Oei, J.L. (2014). Cannabis, the pregnant woman and her child: weeding out the myths. J. Perinatol., 417–424.

  • Josephine Djulus, Myla Moretti, and Gideon Koren (2005). Marijuana use and breastfeeding. Can. Fam. Physician 51.

  • Maccari, S., Krugers, H.J., Morley-Fletcher, S., Szyf, M., and Brunton, P.J. (2014). The Consequences of Early-Life Adversity: Neurobiological, Behavioural and Epigenetic Adaptations. J. Neuroendocrinol. 26, 707–723.

  • Minsal 2010, Estableciendo vínculo y apego. (http://www.crececontigo.gob.cl/2009/desarrollo-infantil/0-a-12-meses/estableciendo-vinculo-y-apego/).

  • Reece-Stremtan, S., Marinelli, K.A., and The Academy of Breastfeeding Medicine (2015). ABM Clinical Protocol #21: Guidelines for Breastfeeding and Substance Use or Substance Use Disorder, Revised 2015. Breastfeed. Med., 135–141.

  • Schuel, H, L.J. Burkman, J. Lippes, K. Crickard, E. Forester, D. Piomelli, A. Giuffrida. N-Acylethanolamines in human reproductive fluids. Chem. Phys. Lipids 2002, 121, 211.

  • Winberg, J. (2005). Mother and newborn baby: Mutual regulation of physiology and behavior— A selective review. Dev. Psychobiol., 217–229.

Sin materia prima, No hay medicina

TALCA: Este sábado 26 de septiembre a las 15:00 hrs estaremos discutiendo acerca de sistema endocannabinoide y farmacología de fitocannabinoides en el seminario cannabico “Sin materia prima, No hay medicina” en el Centro Comunitario Germán Castro. Organiza Dios te Salve Maria, Cultiva Tus Derechos Talca y PrincipioActivo. Los esperamos!!

 

[divider divider_type=””][/divider]

sin materia prima

Cannabis en Salud y sus distintos puntos de vista

Mañana Miércoles 26 a las 17:00 hrs. estaremos participando de la Jornada Informativa: “Cannabis en Salud y sus distintos puntos de vista” organizado por la Sociedad Científica Estudiantes de Enfermería-Udec ha realizarse en el Auditorio Dr. Ivan Hermansen, Facultad de Medicina, Universidad de Concepción.

 

JORNADA INFORMATIVA: “Cannabis en Salud y sus distintos puntos de vista”

Se invita a estudiantes del área de la salud y comunidad en general, a participar de la jornada informativa “Cannabis en Salud y sus distintos puntos de vista” en la cual se abordarán los distintos aspectos del uso terapéutico de cannabis en salud.

De los expositores y temáticas:

José Sepúlveda

  • Representante de Fundación Ciencias para el Cannabis
  • Efectos terapéuticos de cannabis

Claudio Muller

  • Químico farmacéutico Universidad de Concepción
  • Efectos negativos del uso de la cannabis

Andrea Bello

  • Representante “Mamá cultiva”
  • Testimonio del uso terapéutico de Cannabis en niños con epilepsia refractaria.

La entrada tendrá un valor de $1.000 y la inscripción presencial se realizará el día lunes 24 de Agosto de 14 a 15hrs en el 2do piso de la facultad de Medicina, UdeC.

Entrevista a Gabriela Torres de Triagrama Instituto

Hoy en el El Diario de Concepción, entrevista a Gabriela Torres de Triagrama Instituto acerca de las fallidas políticas de drogas.
“El tema es que se sigue colocando el énfasis en la sustancia y no en lo fundamental, que es saber por qué las personas generan patrones de adicción. Hoy los seres humanos no estamos siendo alentado en educación y salud, a tener un desarrollo integral, sino que estamos desconectados de la esencia y buscando brillos materiales, como si ahí estuviera la felicidad”