Partida de Patricio Manns

“El equipaje del destierro
Es mi maleta de humo
Puesto que de esta tierra
No me podrán apartar”.

Patricio Manns, “El equipaje del destierro”, 1982.

En el momento de su partida queremos reconocer a Patricio Manns por su dinamismo artístico y su fuerza creativa. Desde el surgimiento de la Nueva canción chilena destacó como una de las voces más icónicas de dicho movimiento cultural que trajo grandes transformaciones a nuestra sociedad, como solo el arte puede lograrlo.

Manifestó un fuerte compromiso con los procesos de cambio que sufría Chile en los años sesenta y setenta, asumiendo un rol efectivo con el gobierno de la Unidad Popular junto a más artistas que compartían los mismos principios políticos.

Si bien, Manns, es reconocido mayoritariamente por su trayectoria como autor de canciones e interprete, antes de partir al exilio en 1973, ya había dado inicio a una interesante veta narrativa que continuó en el extranjero con su ciclo de las “Actas” (la primera, “Actas de Marusia” fue llevada al cine en 1976 y, evidentemente no estrenó en Chile).

Su novela, “El corazón a contraluz”, fue publicada primero en Francia, donde recibió gran apoyo de la crítica. Se trata de una narración caótica y dispar que denota un estilo lento y demorado que oculta el motivo central de la historia que tarda en cerrarse. De esta manera impone sus normas al lector quien no puede más que dejarse llevar por el torbellino de estímulos que brinda el narrador.

En resumen, se trata de la historia de un inmigrante judío- rumano en la Patagonia. Julius Popper, cazador de indios, colonizador, filósofo, guerrero, es un personaje complejo de múltiples facetas, extranjero al fin no solo en las asoladas pampas sureñas, sino en cualquier lugar del planeta.

Su encuentro con la ona Drimys Winteri (así bautizada por los misioneros anglicanos) tiene toda la extrañeza de la diversidad: El aventurero europeo ya mayor y la indígena casi adolescente con el pelo completamente blanco, la sabiduría de occidente y las tradiciones y saberes mágicos de los Selk’nam. Manns avanza por una senda ya explorada por Francisco Coloane y otros cronistas del genocidio en la Patagonia.

Lo más novedoso de “El corazón a contraluz” es el punto de vista narrativo que no se demora en la brutalidad de la historia ni su denuncia estéril, sino que intenta la comprensión de un periodo desde todos los puntos de vista. Popper, el líder, sus empleados (diestros en la bala y el cuchillo para recortar orejas de onas como prueba de su muerte) y los indios, tienen su propia voz, fundidos todos, eso sí, en el mismo fluir torrencial y barroco del relato.

Hoy más que nunca es preciso visibilizar todas las manifestaciones de arte y que nuestros grandes referentes no sufran ningún tipo de censura en lo que concierne a su obra. Sin duda el aporte de Patricio Manns al arte y la cultura de este territorio merece un lugar en la memoria colectiva.

Un abrazo apretado y lleno de emoción,

Equipo Fundación Ciencias para la Cannabis Concepción, 27 de Septiembre de 2021

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *